» Opinión » Las famosas encuestas…

Las famosas encuestas…

A ver si nos entendemos. Imaginémonos las encuestas como una serie de fotografías en el tiempo. ¿podríamos saber si un niño hoy se quedará calvo cuando adulto? No. ¿Sabríamos si tomamos fotografías cada cierto tiempo si el niño está perdiendo el cabello? Sí.
¿Podríamos saber con una fotografía hoy si en el futuro estaré más delgado o más gordo? No. ¿Podría ver variantes en mi peso en el tiempo? Sí.

Las encuestas son como el instrumento que permite ver cómo van cambiando las cosas, no son ni las cosas en sí, ni son instrumentos predictivos. ¿Quiere adelgazar y saber si va por buen camino? Le aseguro que con una foto hoy no lo logrará adivinar. Tómese una cada cierto tiempo…. y acuérdese de revisar la cámara, actualizar tecnología y que sea el mismo sujeto. No hay que olvidar que hay fotógrafos chapas, otros con intereses y otros que toman fotos para el sujeto que los contrata y para quien le vende las pastillas adelgazantes. Es ahí donde también uno debe fijarse.

Las encuestas no predicen. En el momento en que usted piense que una encuesta acertó, piense eso: las encuestas no predicen y rectifique. Si de repente se sorprende a usted mismo o a usted misma diciendo que una encuesta “falló”, piense eso: las encuestas no predicen y rectifique. Y que nunca, ojalá nunca, se sorprendan a ustedes mismos diciendo “la verdadera encuesta es el día de las elecciones”. No, esa es la peor de todas las herejías, una encuesta es una encuesta (así como  una foto es una foto) y las elecciones son las elecciones (como usted es usted). La foto es la foto, no es usted. La verdadera o el verdadero usted es quien está mostrando la foto en un momento, no la foto en sí; ese era, fue y será siempre una imagen de usted. Si, eso, una imagen, una representación, con un determinado ángulo, un determinado uso de la luz y con un encuadre, emplazamiento de cámara, obturación y demás… al igual que una encuesta es una encuesta, que es una represetación, una medición, de la opinión pública con un margen de error, un cuestionario determinado, con un orden y diseño de las preguntas, con un muestreo, con un recorrido y con una muestra determinada. No es la opinión pública.

El valor de las encuestas no está en su capacidad predictiva, sino en su medición certera, que permita llevar el pulso de las acciones tomadas y, si es necesario, redirigirlas, tomar nuevas, cambiar o eliminar otras, para alcanzar las metas deseadas. Nada ganamos pateando o maldiciendo la báscula porque no logremos bajar o aumentar de peso. Son nuestras acciones las que dirigirán lo que en la báscula se refleje.

Que hay algunos partidos políticos que las manipulan, sí. Que hay algunos periodistas en algunos medios que no saben interpretarlas, sí. Que no se parecen entre ellas, sí (al igual que no hay dos fotografías idénticas aunque las tome con la misma cámara y que la tome el mismo camarógrafo). Así tiene que ser.

Le invito a leer sobre el papel de las encuestas (desde un punto de vista técnico) durante las elecciones del 2006 y el referéndum del TLC aquí http://aecid.cr/documentosvarios/Libro%20Final%20FLACSO.pdf (páginas de la 319 a la 380). Ya escribiré, Dios mediante, sobre el uso y abuso de las encuestas, mitos y manipulaciones.

Sígueme

Gustavo Araya

Director/Presidente at Instituto Ciudadano
Politólogo y Máster (Magister Scientiae) en Comunicación (graduación de honor). Profesor en las áreas de Investigación, Audiencias, Recepción y Teorías de la Comunicación, en grado y postgrado en Comunicación de la Universidad de Costa Rica, desde 2005.

Con 20 años de trabajo profesional como investigador, consultor, en las áreas Comunicación Política, Opinión Pública, Inteligencia de Mercados y Gestión de Ciudadanía. Ex Director de la Unidad de Monitoreo y Análisis de la Presidencia de la República en Costa Rica (1994-1998) y Ex Director de Estudios de Opinión Pública para Centroamérica y República Dominicana para las compañías CID-Gallup (1999-2007), GfK (2007-2008) e Ipsos en Centroamérica (2008-2010).
Sígueme

One thought on “Las famosas encuestas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *